Saltar al contenido

Cómo hacer para que el perro obedezca

31/10/2022

Siempre y cuando te halles con otro perro a lo largo de los paseos, deberás ofrecerle una orden a tu perro. De este modo crearás una predisposición a obedecer en el momento en que haya otros perros.

Al llevar a cabo ejercicios de obediencia en presencia de otros perros, tu perro asociará perros con obediencia. De esa forma, va a ser considerablemente más receptivo en el momento en que hagas un pedido. Lo que sí puedes llevar a cabo es cambiar la obediencia con jugar con otros perros.

Principios básicos para tener un perro obediente y equilibrado

  • Todos en la vivienda tienen que continuar las reglas básicas que establezcas para educar a tu perro. En caso contrario, se establecerá un enfrentamiento, pues el perro descubrirá que no en todos los casos es requisito obedecer, y el adiestramiento perderá efectividad. El perro no comprenderá la relevancia de proseguir tu orden. Por poner un ejemplo, si no deseas que esté cerca de ti mientras que comes y le enseñas a acostarse en tu región, todos deberían realizar lo mismo. Si otra persona deja que se acerque y le dé comida, acabará dando vueltas en torno a la mesa y rogando comida a todos. Las reglas han de ser firmes y firmes.
  • Enséñale a obedecer órdenes que comiencen por su nombre. No lo llames empleando silbatos u otras alternativas. Por servirnos de un ejemplo, si tiene por nombre “Thor”, el comando proseguirá la composición “Thor, comando”. De esa forma, tu perro comprenderá que la palabra “Thor” siempre y en todo momento tiene relación a él y si alguien lo llama silbando en la calle, ignorará la llamada.
  • Adiestra las reglas que tu perro debe proseguir en casa. Es esencial que tu perro tenga claro dónde comer, reposar y cualquier otra regla que desees que prosiga, como sentarse o no en el sofá o la cama, no ladrar, etcétera.
  • Emplear refuerzos positivos, como gominolas, caricias y encomios. El perro asociará la orden que está aprendiendo con algo placentero y asimilará mucho más de manera fácil las formas de proceder que le desees instruir.
  • Ármate de paciencia.

    No todos y cada uno de los perros aprenden al mismo ritmo ni tienen exactamente la misma sencillez para comprender ciertas órdenes. Exactamente la misma nosotros, los perros tienen sus personalidades y capacidades que no son iguales entre sí. Evidentemente, todos y cada uno de los perros tienen la posibilidad de ser entrenados, aun en el momento en que son mayores.

Mantén sesiones de entrenamiento que no sean bastante largas e impide elementos que distraigan, en especial en el momento en que comiences a enseñarle el nuevo comando. Cuando aprenda, puede añadir dispesiones, a fin de que su perro aprenda a obedecer sin importar lo más mínimo lo que ocurra a su alrededor.

¿Por qué razón es tan esencial el entrenamiento básico para un cachorro?

Así sea un Labrador Retriever o un Beagle, un perro bien entrenado es una alegría para todos y cada uno de los que lo cubren.

Por otra parte, un perro que no recibe por lo menos un entrenamiento básico se transforma en una molestia y un riesgo para todos.

No en un tono bajo

Mantén a tu perro en una situación cómoda y pone algo en frente de él que sepas que no va a poder soportar. Un caso de muestra podría ser tener algo de comida al alcance, un juguete nuevo o dejar espacio a fin de que se suba al sofá mientras que no miras.

En el momento en que poseas visibles sus pretenciones y sepas cuándo es el instante de llevarlo a cabo, tienes que decir No en un tono habitual.

Órdenes fáciles y básicas

Si bien todos y cada uno de los dueños de perros acostumbramos a charlar con nuestras mascotas tal y como si fuesen personas, como es lógico comprenden y actúan en el momento en que escuchan oraciones cortas. De ahí que, entre los trucos que tienes que utilizar en el momento de instruir a un perro a obedecer es ofrecerle órdenes fáciles. Varios dueños eligen por expresiones en inglés como «sit» o «stop», pero puedes utilizarlas a la perfección en tu idioma. Lo esencial es iniciar enseñando a un perro las órdenes básicas, como patear, tumbarse, aguardar a que hagas una señal… y después continuar aprendiendo con las órdenes destacadas para perros. Tu mascota precisa tiempo y tú precisas mucha paciencia para hallar un perro completamente obediente.

Tienes que tomar en consideración que el adiestramiento canino se hace a “fuego retardado”, esto es, hay que dedicarle tiempo, paciencia y ha de ser algo recurrente. Una mascota no puede prestar mucha atención, con lo que es primordial que las sesiones sean cortas pero productivas. ¿De qué forma se consigue esto? En el momento en que el perro puede ser mucho más receptivo y solo mientras que lo observamos puede prestarnos atención. Por poner un ejemplo, eludir instantes en los que esté sobreexcitado, o si tiene sueño pues termina de comer bastante, o duerme la siesta… es que las clases sean periódicas, esto es, que tu mascota comprenda los ejercicios como una rutina y no como una lección de estudio.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.