Saltar al contenido

Como los perros dan besos

31/10/2022

El lametón de un perro es como un beso humano. Por qué razón lo hacen y qué nos puede decir sobre su personalidad.

Siempre y en todo momento hay algo embriagador en los lengüetazos de los perros. Indudablemente, los perros nos lamen por el hecho de que nos adoran. Más allá de que no es precisamente un beso, prácticamente lo es. A los pocos minutos de nacer, los perros experimentan la calidez y la suavidad de la lengua de su madre, bañándolos en el aprecio maternal. Desde ese instante, relamer se transforma en un ademán integral de su aptitud de expresión. Además de esto, a través de el relamido se tienen la posibilidad de conocer algunos puntos de la personalidad del perro.

1 Los perros chiquitos lamen la cara de su madre

Los perros se lamen a sí mismos desde pequeñísimos, en verdad comienzan a recibir lengüetazos de su madre desde el instante del nacimiento: la madre los lame para limpiarlos y alentar su micción y defecación.

Cerca del mes de edad, las crías lamen la boca de su madre para hacerla regurgitar la comida, en un acto primario fruto de un instinto atávico heredado de sus predecesores salvajes.

¿Qué es lo que significa en el momento en que nuestro perro nos lame la cara o las manos?

Está bien, está bien. Quizás los perros no se besan. Pero se podría meditar que este ademán no ya no es una exhibe de amor por la parte de nuestras mascotas. No obstante, tampoco es totalmente cierto…

El conductista animal Frans de Waal, que ha estudiado el accionar de los chimpancés a lo largo de décadas, detalla en ellos que el ademán de besar semeja ser una manera de reconciliación tras una riña.

Lame a la gente para conocerlas

El olfato es el sentido mucho más fuerte de los perros, pero asimismo aprenden bastante de lo que perciben por el gusto: relamer la boca de otro perro puede señalar si hay comida cerca y este accionar se le puede llevar a cabo como una manera de soliciar comida.

El gusto de un individuo transmite mucha información a los perros, como su composición química (hormonas y otros químicos en la piel), su salud y su estado anímico. De ahí que, en el saludo canino se lamen y asimismo lo hacen con los humanos. Si prueba algo sabroso, lo siguiente va a ser soliciar comida.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.