Saltar al contenido

Cómo puedo regañar a mi perro

31/10/2022

(adsbygoogle = ventana.adsbygoogle || ).push();

Secuelas de reñir a tu perro

Y en el momento en que regañas a tu perro para instruirlo y enseñarle lo que está mal, pasan múltiples cosas:

1- Los perros no tienen ética , con lo que los conceptos «bueno» y «malo» (por otra parte un poco arbitrarios y alterables según contextos, etnias, individuos, etcétera.) carecen de sentido.

Qué llevar a cabo frente a un mal accionar

Es completamente habitual que un perro cometa fallos, se porte mal es decir un tanto travieso, pero eso no quiere decir que debamos estar regularmente corrigiendo o regañarlos. O.

Frente al mal accionar debemos meditar en lo que hicimos mal, y comunmente la contestación es que o no lo enseñanmos apropiadamente o no lo sacamos lo bastante a fin de que juegue y corra.

Sé incesante y incesante en el momento de reñir a tu perro

Sé incesante para no confundir a tu perro. Todos y cada uno de los integrantes de su familia tienen que utilizar los métodos de adiestramiento siempre y cuando el perro se comporte de manera indebida.

No puedes dejar que tu perro se salga con la suya unas ocasiones y otras no.

La socialización de los perros es una época definitiva en su avance a fin de que se acostumbren a su ambiente y logren convivir tanto con personas como con otros animales sin enseñar inconvenientes de accionar y sin la necesidad de reñir todo el tiempo a su perro. Un perro socializado va a ser mucho más simple de llevar afuera, se comportará mejor con visitantes o extraños y va a poder jugar con otros perros sin riesgo.

¿De qué manera ha de ser el corrector? Hay 2 opciones…

Opción #1 – Si tu Súper Cachorro hace algo que no disfrutas o que te molesta, es preferible enseñarle una alternativa sobre de qué manera debe actuar. Si sencillamente afirmas NO y no le das una alternativa, ¿de qué manera puede comprender lo que esperas de él? Para una regañina es suficiente con un suave «no», no es necesario ofenderlo ni vocearle bastante (naturalmente, ni se te ocurra pegarle). Lo último que deseas es que tu perro pierda la seguridad en ti o te tenga temor. Para él significa lo mismo que lo corrijas por fisgar en el basurero o por morder todo el sofá de la salón, no distingue que una acción es peor que otra. Ayúdalo a entender con amabilidad lo que está bien y lo que no.

Ciertos ejemplos para utilizar esta alternativa correctiva:

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.