Saltar al contenido

Cómo saber que tu gato te habla

30/10/2022

Los gatos no solo saben “miar”. Opuestamente a la creencia habitual, tienen un repertorio increíblemente extenso que va desde ronroneos suaves y tiernos hasta maullidos, bufidos y gruñidos de todo género. Los gatos son especialistas comunicadores aparte de políglotas.

Amasar en gatos

Los gatos empiezan a «amasar» poco tras nacer.

Si andas cerca de gatos recién nacidos, vas a ver que se acurrucan velozmente tras el nacimiento. Un gato amasa el abdomen de su madre como una manera de mencionarle que tiene apetito y está ya listo para la leche.

Dime de dónde eres y te afirmaré quién eres:

Hay múltiples etnias, que tienen tácita en sus genes la característica de ser «gatos que charlan»; Por servirnos de un ejemplo, entre los casos más habituales es el de los gatos siameses, populares como gatos maulladores que tienen la posibilidad de producir diversos tipos de sonidos a altas frecuencias.

En esta categoría asimismo logramos hallar gatos balineses, rex y birmanos, gatos que en la mayor parte de las situaciones tienen algo en común: son gatos activos, muy dependientes y no les agrada estar solos, lo que nos hace capaces de ofrecer razón de su destacable elocuencia.

Amasa

Amasar es otra de las distintas peculiaridades de los felinos. Este ademán radica en un movimiento rítmico que el gato frecuenta efectuar con sus patas delanteras.

En verdad, podrían arrancarse un tanto las uñas mientras que lo hacen. El amasado asimismo puede mostrarse en distintas instantes y tener distintas significados, como marcar territorio, reparar una área o enseñar aprecio.

Si notas que tu gato comienza a amasar tus piernas u otra sección de tu cuerpo, puedes estar seguro de que te desea. Además de esto, al efectuar este movimiento, libera feromonas con las que deja su fragancia sobre ti para probar que eres una parte de su territorio y que te desea con él.

Qué realizar si tu gato te lame

Posiblemente si vives con un gato pequeño, los instantes de juego acompañados de lengüetazos y bocados sean comunes. Más allá de que asimismo hay gatos mayores que hacen esto, mi Dohko verdaderamente lo realiza.

La verdad es que, siempre y cuando sea un accionar habitual, no fruto del agobio y sin prejuicios, es conveniente dejarse llevar por estos lengüetazos. Los amo y ¿sabes qué? Mi gato se comporta de esta manera conmigo, solo conmigo. Me agrada por el hecho de que es un claro reflejo de la fuerza de nuestro vínculo.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.