Saltar al contenido

Cómo saber si mi perro tiene un trauma

31/10/2022

¿De qué manera puede comprender cuándo un problema médico en su perro es probablemente mortal y necesita atención veterinaria instantánea?

Aquí hay una recopilación de las urgencias caninas más frecuentes en los consultorios veterinarios:

TEPT y avance infantil

Mayores y pequeños lidian con las consecuencias de un ataque de perro diferente. La mayor parte de los mayores tienen la posibilidad de charlar abiertamente sobre su experiencia tras un ataque de mordedura de perro. Los pequeños, por otra parte, tienden a almacenar silencio y esconder sus sentimientos sobre lo que sucedió gracias a su aptitud innata de capturar la culpa y la tristeza expresada por sus progenitores en el momento en que se relata el hecho en una charla. Llevar una carga sensible tan pesada puede conducir a altos escenarios de ansiedad, temor y trastorno de agobio postraumático.

Los estudios demostraron que el PTSD a una edad temprana puede ocasionar daño neurológico. Se encontró que los pequeños con PTSD tienden a tener un hipocampo anormal. El hipocampo es el área del cerebro relacionada con la memoria. Un análisis de la Facultad de Stanford descubrió que los pequeños con PTSD se desempeñaron mal en las pruebas de memoria en comparación con los pequeños sin PTSD. Los escáneres cerebrales enseñaron que los pequeños con PTSD tenían menos actividad eléctrica en el hipocampo, lo que afectaba los procesos escenciales del avance del sistema inquieto.

Soledad

Varios dueños de perros tienen trabajos que llenan la mayoría de su día, y los que mucho más padecen este horario son los perros. Pasar largas horas solo es muy amenazante para cualquier perro, por muy sin dependencia que sea.

Primeramente, la soledad y la carencia de alguien con quien interaccionar tienen la posibilidad de llevar al perro al aburrimiento. Si esta rutina se reitera constantemente, el perro empezará a desarrollar ansiedad y, en el peor caso, hábitos obsesivo-apremiantes, con la intención de llamar la atención o salir corriendo de casa.

4# Temblores y rigidez muscular

En el momento en que el temor es intensísimo, puede ocasionar una fuerte rigidez muscular en ciertos perros. Este exceso de tensión en los músculos puede ocasionar temblores e inclusive parálisis.

En el momento en que un perro orina con temor, lo realiza de forma involuntaria y no para enseñar sumisión. Ciertos perros se atemorizan tanto en el momento en que sus progenitores los regañan que acaban orinando sin estimar. De ahí que, y por muchas otras causas, es primordial substituir el castigo por refuerzo positivo en el momento de educar a nuestros amigos pilosos.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.