Saltar al contenido

Cómo saber si un gato se siente mal

30/10/2022

En nuestra génesis del gato, como animal solitario, territorial y cazador, algunos aspectos de accionar prosiguen siendo de nacimiento hasta nuestros días. Aun en el momento en que el desarrollo de domesticación y socialización convirtió ciertos patrones de conducta, el ocultamiento del mal no se alteró. Los gatos aún no se “dejan” manifestarlo, ya que para ellos representa un síntoma de debilidad que los expondría abiertamente a la acción de sus predadores. En la naturaleza, los gatos con mal, enfermos o heridos continúan ocultos.

El mal es un mecanismo asegurador del organismo, le comunica al sistema inquieto que algo anda mal en alguna una parte del cuerpo. Por su naturaleza, los gatos no lo manifiestan abiertamente, sino emiten “señales” que debemos entender advertir a tiempo, para eludir que el gato viva todos los días con escenarios de mal sin percatarse de que tiene alguna patología.

Síntomas de accionar de un gato enfermo

Mira si su accionar de súbito se transforma en un gato belicoso o un gato deprimido. Esto te dice que algo anda mal.

Examina tus aspectos físicos como piel, orejas, nariz y boca. Preste atención al accionar excepcional de acicalamiento o deje de acicalarse completamente. Si notas que tiene las pupilas dilatadas, tienes que llevarlo al veterinario instantaneamente.

Horas de sueño

Los gatos duermen unas 16 horas cada día. Pero si tu felino elige reposar a comer, tomar o jugar, eso es fundamento de alarma. Reposar bastante es una contestación a la patología. Asimismo podría ser un síntoma de que tu amigo no está descansando en su sitio frecuente.

Los gatos que pasan mucho más de un par de días sin comer tienen la posibilidad de padecer una patología muy grave para su clase: la lipidosis hepática, asimismo famosa como patología del hígado graso.

Te chupa y te lame

Una de las maneras en que los gatos prueban su aprecio y cariño es por medio de ciertos movimientos como relamer o chupetear. En el momento en que un gato lame o chupa cualquier una parte de tu cuerpo, como las manos, el brazo o la cara, revela que precisa limpiarte y cuidarte pues te valora.

Un instante que probablemente despierte mucha inocencia en ti es en el momento en que tu gato se aproxima y frota su cabeza al lado de la tuya. A varios gatos les agrada arrimar la cabeza a la región de la barbilla y frotarse un tanto mientras que ronronean. Este accionar está relacionado a una expresión de cariño por su lado, puesto que esta región del cuerpo libera un sinnúmero de feromonas y con ellas te marcan para probar que eres una parte de su familia.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.