Saltar al contenido

Que se le debe enseñar a un gato

30/10/2022

Es posible que debamos ser mucho más pacientes que con un perro y aguardar el instante conveniente, pero entrenar cosas juntos es una buenísima actividad para prosperar el vínculo con tu gato, reduciendo de esta forma sus escenarios de agobio y eludiendo inconvenientes de conducta.

De qué forma instruir a tu gato a no miar

La primera cosa que has de saber es si algo anda mal con tu mascota. Tenga presente que esta es la única forma en que el gato le va a hacer entender que no se siente bien o enfermo.

Si no es de este modo y frecuenta ofrecerte la noche a ti y a tus vecinos, deberemos tomar cartas en el tema.

Ganarnos su seguridad

La primera cosa que debemos llevar a cabo a fin de que nuestro gato se ajuste a nuestro hogar es ganarnos su seguridad. Muéstrale cariño sin acosarlo y ayúdalo a familiarizarse con cada rincón de su nuevo hogar. En el momento en que comienza a lamernos y a exhibirnos cariño, es hora de comenzar a enseñarle novedades.

El rascador es un producto realmente útil y debe comprarse desde el primero de los días, en tanto que en el momento en que te habitúes a emplearlo, va a ser menos posible que rayes los muebles.

Si notas que no detallan bastante interés por este juguete, tenemos la posibilidad de procurar animarlos a que lo rasquen participando en el juego.

No lo castigues

Para corregir el mal accionar o educar a un gato, comienza por remover los regaños y castigos. Dedica tiempo cada día para jugar o acariciar a tu gato; interacciona con él de la forma que sabes que le agrada. Lo realiza sentir bien y no hace todo lo que resulta posible para llamar tu atención. Además de esto, de esa forma no se aburre y no se implica en juegos inadecuados que acaban rompiendo alguna decoración.

El otro punto clave de de qué manera educar a un gato es premiarlo toda vez que hace algo bien. Para esto, lo destacado es hacer el ámbito o situación a fin de que él realice lo que tú deseas. Por servirnos de un ejemplo, siempre y en todo momento aliméntalo a exactamente la misma hora a fin de que logres predecir cuándo precisará defecar; poco antes, quédate con él en la habitación donde está la caja de arena y espera a que la use (si no le agrada que lo mires, comienza a llevar a cabo otra cosa), y después llénalo de caricias, dale algo sabrosísimo o un juguete si le agrada.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.